18 de October del 2022 a las 15:03 -
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Chile: 18 de octubre. A tres años del estallido delincuencial
El problema es que hace tres años, y mucho antes, quienes “habitan” La Moneda, andaban en las calles y luego desde parlamento varios de ellos, azuzando a los jóvenes que hoy “condenan”, para que dieran rienda suelta a sus impulsos cavernícolas e hiciesen lo que quisieran.

(escribe prof.  Alejandro Carreño T.) El tiempo pasa, pero a diferencia de la canción, Chile no se va poniendo más viejo; por el contrario. El vandalismo que se inició el 18 de octubre de 2019 se ha rejuvenecido con nuevos ímpetus delictivos y destructores que hoy, quienes “habitan” La Moneda, los sienten como piedra en el zapato sin tomar medidas que aminoren, por lo menos, el descalabro social que vándalos y delincuentes provocan día a día a la sociedad. Las consabidas querellas con que cándidamente pretenden calmar a las hordas diarias y tranquilizar a la población, resultan irrisibles y menoscaban la inteligencia social. Lo mismo que las reuniones a las que cita la ministra del Interior para encontrar el camino a seguir.

El problema es que hace tres años, y mucho antes, quienes “habitan” La Moneda, andaban en las calles y luego desde parlamento varios de ellos, azuzando a los jóvenes que hoy “condenan”, para que dieran rienda suelta a sus impulsos cavernícolas e hiciesen lo que quisieran. ¿Recuerdan la tristemente famosa frase de Catalina Pérez, presidenta de Revolución Democrática y diputada: “Como quieren que no lo quememos todo”? Es decir, ella, la “honorable” diputada, participando de la destrucción de la ciudad, puesto que se incluye en la acción: “no quememos todo”. Estamos en febrero de 2021.

El 18 de febrero es un día nefasto para Chile. Se inicia la destrucción de país bajo el pretexto del alza de 30 pesos de la locomoción colectiva. Posteriormente los agitadores políticos, léase políticos de extrema izquierda del Frente Amplio y del Partido Comunista, con la pasiva complicidad de la centroizquierda y derecha, más la conveniente connivencia de gran parte de la prensa, que veía en estos actos un buen momento para congraciarse con un público obnubilado, declararon a estos delincuentes como héroes nacionales, siendo recibidos incluso en el Congreso Nacional como tales (aunque hoy solo argumentan que solo arrendaban una sala).

No eran los Viejos Estandartes, cuya imagen y heroísmo no tenían ningún valor en el Chile que era necesario refundar, injuriando la Historia de Chile y los valores patrios metiéndose nuestra bandera en el trasero. No, no eran los Viejos Estandartes. Eran los héroes de la Primera Línea, vándalos y delincuentes del Chile Nuevo. Esos que destruyeron el Metro, museos, iglesias, escuelas y saquearon las ciudades del país. Varios de ellos hoy se encuentran en la cárcel bajo la categoría de “presos políticos”, que el Gobierno quiere libertar a cualquier precio; otros, “víctimas de la represión del Estado”. Atropello a los derechos humanos, se dice. Cuando los casos fueron reconocidos, los responsables fueron condenados. Sin embargo, ¿quién responde por los derechos humanos de quienes lo perdieron todo a manos de estos delincuentes y saqueadores profesionales? ¿Y los derechos humanos de los policías que fueron agredidos y lesionados de por vida?

Los primeros están a punto de recibir una pensión de gracia pagada con nuestro dinero. Más encima. Convirtieron el país en un caos y ahora debemos pagarles por la gracia cometida. ¿Cuál es la moral de La Moneda? ¡Vergonzoso! Claro que hoy estos delincuentes son, como dije, “condenados”, aunque los jueces, otros que se coludieron con estos especímenes anárquicos, continúan avergonzando el sentido de la Justicia. La jueza Maruja Chávez dejó en libertad al delincuente El Mentolato (su nombre fue protegido por ella para no dañar su imagen). Esto en el Sur. En Santiago, el juez Juan Olivares dejó en libertad al delincuente de 19 años, Matías Barahona, acusado de tirar bombas molotov, porque es un joven que no tiene la experiencia de un adulto.

La prensa, por su parte, siempre tirando “pa’ donde calienta el sol”, hoy “escucha” el llamado de la sociedad que está hasta la coronilla con estos delincuentes que le descomponen su vida, y han pasado a condenar todos estos movimientos violentistas. Bueno, casi toda la prensa. Todavía quedan especímenes resentidos con la derrota del Apruebo y le buscan los siete pelos al gato para defender a estos delincuentes.

Sí, el 18 de octubre de 2019 es uno de los días más negros de Chile. No hay nada que celebrar. Solo condenar a los delincuentes y a sus agitadores políticos, a los indolentes partidos políticos, a los jueces corruptos y a los medios, por su insensibilidad social y su falta de compromiso con la verdad y objetividad de la información.

 

 

(*)Fotografía correspondiente al día 12 de noviembre de 2019.

Foto: Giovanny Valenzuela (Instagram: @mapache_.stayfree)

(476)


COMENTARIOS

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux