26 de September del 2022 a las 14:43 -
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Boric el “Cachorrito”
¿Cómo entender la pataleta venezolana ante el tratamiento tan aterciopelado, que Gabriel Boric le dio al régimen chavista de Maduro, repleto de acusaciones de violaciones a los Derechos Humanos?

(escribe prof. Alejandro Carreño T.) La cosa se pondrá que arde entre Chile y Venezuela. Me imagino. No le bastó al Presidente Boric tratar con pétalos de rosa la dictadura de Venezuela, llamándola de “crisis humanitaria”, en su discurso ante la ONU. Un bello eufemismo que no le sirvió de nada, pues los venezolanos se indignaron con él, lo basurearon y barrieron Caracas con el mandatario chileno. ¿Cómo entender la pataleta venezolana ante el tratamiento tan aterciopelado, que Gabriel Boric le dio al régimen chavista de Maduro, repleto de acusaciones de violaciones a los Derechos Humanos? Simplemente porque las dictaduras son muy sensibles a las críticas, aunque sean coloridas.

¿Qué dirán los comunistas chilenos, el partido más importante de la coalición que apoya al Presidente Boric? ¿Apoyarán a su líder o simplemente se sumarán con su silencio (se supone que con su silencio), a los insultos proferidos por el segundo del régimen chavista, Diosdado Cabello? ¿Qué dirá Camila Vallejo, que puso el grito en el cielo porque pifiaron al Presidente durante la Parada Militar? ¿Qué dirá el zorro de Guillermo Teillier (que debe estar disfrutando como nadie los improperios que su amado régimen chavista le propinó a “su” Presidente)? Daniel Jadue, sin duda, debe estar saltando en una pata de alegría. ¿Dirá algunas palabritas condenando a Cabello, aunque sea para guardar las apariencias?

Porque no todos los días, autoridades de un gobierno supuestamente “amigo” basurean a un Presidente de la República, supuestamente amigo también, y barren el piso con él. Como decimos en Chile, Diosdado Cabello empapeló a Gabriel Boric con todo tipo de agravios: “bobo”, “ridículo”, “cachorrito”, “gafo”, entre otras lindezas. La palabra “gafo” significa en Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela lo siguiente: “Dicho de una persona: De poca inteligencia o que hace o dice torpezas”. Es decir, le agregamos al rosario de injurias “poco inteligente” y “torpe”. El nombre del programa televisivo que conduce el diputado y militar Diosdado Cabello, Con el Mazo Dando, no puede ser más acertado en este caso, pues le dio mazazo tras mazazo a Boric.

Y todo por hablar de “crisis humanitaria”. O sea, a la hora que a Gabriel Boric se le ocurre hablar de dictadura venezolana, Diosdado nos declara la guerra. ¡Dios nos libre de este Dios que no queremos ni regalado, menos dado!: “Creen que vamos a capitular porque un bobo como Boric salió a hablar pendejadas de Venezuela. Están equivocados, un gafo, saliendo a hablar mal de Venezuela, teniendo tantos problemas, una deuda histórica con las poblaciones mapuches, y él lo que hace es salir a perseguirlos”. Y siguió “Con el Mazo Dando”, disparando directo a su blanco ahora predilecto.

“Los declararon terroristas y no hacen nada, un pueblo que sólo reclama lo que le pertenece, o una guerra contra los estudiantes de educación media que lo único que piden es el derecho a estudiar”. Es decir, interviniendo directamente en los conflictos que nos aquejan y sobre los cuales nada hace el gobierno. Como era de esperar, salió también al baile Estados Unidos: “Él va para allá a hablar mal de Venezuela para quedar bien con los gringos, bien ridículo queda”. Todo un “cachorrito”, según Cabello. Pero, aunque le moleste, su dictadura, no “crisis humanitaria” o “crisis humanitaria como consecuencia de la dictadura”, sí ha presionado nuestras instituciones y nuestra sociedad.

Los términos con que Diosdado Cabello se ha referido al Presidente Boric son inaceptables desde cualquier punto de vista. Denotan al matón que hay detrás de esas palabras, y desnudan el vasallaje a que el pueblo venezolano es sometido si emite cualquier crítica al régimen o, peor todavía, si adopta cualquier tipo de protesta cívica. Lo importante ahora, es saber cómo reaccionarán las autoridades chilenas ante el rosario de insultos. ¿Qué actitud adoptará el Presidente Gabriel Boric?

 Pero más importante todavía es conocer la opinión de los líderes del Partido Comunista chileno, amigos “uña y mugre” de la dictadura venezolana. ¿Defenderá con dignidad a su Presidente y a su propio gobierno o lo abandonará y se abandonará, alegando “neutralidad”?

Del Partido Comunista se puede esperar cualquier cosa. Ahora tiene la palabra.

NOTA: esperé días antes de publicar esta columna, para ver alguna reacción de parte del Gobierno de Gabriel Boric o del Partido Comunista. Solo la ministra Antonia Urrejola, de Relaciones Exteriores, declaró lo siguiente: “Creo que no es el mejor tono”. Es decir, cualquiera puede decirle al Presidente chileno lo que se le antoje. ¡Patético!

Debo admitir que La Moneda frustró mis expectativas. Bueno, no siempre se cumplen las expectativas.

(476)


COMENTARIOS

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux