19 de September del 2022 a las 09:36 -
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
ILCA y ALADI apoyan proceso de convergencia regulatoria en área agrícola para el comercio y la seguridad alimentaria
La necesidad de favorecer una mayor fluidez del comercio se hace más urgente debido al actual contexto de crisis, marcada por un aumento global de precios por los efectos duraderos de la pandemia de Covid-19 y el conflicto bélico en Ucrania, el encarecimiento de los costos logísticos y de productos esenciales para nuestra producción, como son los fertilizantes químicos.

Con el objetivo de fortalecer la seguridad alimentaria regional y global, la ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración) y el IICA (Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura) coorganizaron una reunión en la que se examinó la importancia de profundizar la integración regional, a través del establecimiento de normas comunes para el comercio agroalimentario.

En una reunión de alto nivel celebrada en Montevideo de manera híbrida -presencial y virtual-, ministros de Agricultura y altos funcionarios de 11 países miembros de la ALADI participaron de un evento coorganizado por esta Asociación y el IICA, en la que se intercambiaron ideas sobre la importancia de trabajar en la convergencia regulatoria para promover el comercio intrarregional y la seguridad alimentaria.

En el encuentro se subrayó que los países de ALADI tienen un enorme desafío. “Se trata de potenciar una de las regiones de mayor capacidad productiva, para atender los problemas de seguridad alimentaria que están creciendo en el mundo”, advirtió uno de los ministros participantes.

La región es la mayor exportadora neta de alimentos del mundo y los países miembros de ALADI -Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela-, en su conjunto contribuyen con el 93% de las exportaciones alimentarias de la región.

Además de ser actores decisivos para la seguridad alimentaria mundial, los países de la región poseen extraordinarios recursos naturales, que incluyen buena parte de las reservas planetarias de biomasa forestal, biodiversidad y agua dulce

Sin embargo, apenas el 12,5% de esas exportaciones se destinan al comercio intrarregional, por lo que varios participantes consideraron decisivo avanzar hacia la convergencia regulatoria en temas comerciales, para facilitar el intercambio de alimentos e insumos agrícolas entre los países miembros de la ALADI.

Durante la reunión también se mencionó la tendencia creciente al proteccionismo en el comercio agrícola global, que profundiza la inseguridad alimentaria y resulta un factor de inestabilidad social y política en muchas partes del mundo.

Se examinaron “nuevas modalidades de proteccionismo con medidas de carácter técnico y ambiental”, y la importancia de que la región se fortalezca generando información propia, con base científica, para determinar cuál es aporte real de sus sistemas de producción agrícola a las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

La necesidad de favorecer una mayor fluidez del comercio se hace más urgente debido al actual contexto de crisis, marcada por un aumento global de precios por los efectos duraderos de la pandemia de Covid-19 y el conflicto bélico en Ucrania, el encarecimiento de los costos logísticos y de productos esenciales para nuestra producción, como son los fertilizantes químicos. Por este motivo, “el proceso de integración debería estar orientado a una mayor complementariedad entre los países y en particular de las cadenas regionales de valor”, opinó el director general del IICA, Manuel Otero.

El secretario general de la ALADI, Sergio Abreu, manifestó que la convergencia regulatoria en el sector agroalimentario es clave para la seguridad alimentaria global y abrirá mayores oportunidades para la incorporación a los mercados internacionales de pequeños y medianos agricultores latinoamericanos.

“A través de diálogos entre gobiernos y organismos internacionales, que incluyan al sector privado, necesitamos elaborar una hoja de ruta para hacer más fluido el comercio. Es clave para el futuro de nuestra competitividad y la inserción externa de los productos agrícolas, que son la base de nuestras economías”.

En este sentido, Abreu y Otero hicieron un llamado a la acción colectiva para transformar las amenazas en oportunidades. La propuesta busca aprovechar los mandatos complementarios y sinérgicos que tienen ambas organizaciones. La ALADI, centrada en el comercio y fundada sobre los principios de gradualidad y convergencia, ofrece un espacio propicio para la cooperación y celebración de acuerdos al amparo del Tratado de Montevideo de 1980 (TM80). El (IICA), como organismo especializado en agricultura del Sistema Interamericano, posee reconocida experiencia técnica en los temas de comercio agroalimentario, integración regional, y sanidad agropecuaria e inocuidad de los alimentos.

“Estamos convencidos que el fortalecimiento del comercio intrarregional es la mejor manera de disminuir los riesgos de shocks en otros mercados y contribuirá al desarrollo de nuestros países”, coincidieron Abreu y Otero.

Finalmente, ambos organismos, ofrecen un espacio institucional y técnico para que los países cooperen, dialoguen y avancen en base a una hoja de ruta compartida.

 

(446)


COMENTARIOS

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux