12 de August del 2022 a las 15:34 -
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Impresentable  acuerdo para ganar el Apruebo
Parte de la prensa habló del “humo blanco” que finalmente había salido del oficialismo. Sin embargo, el humo es en realidad más negro que el alma de muchos de estos líricos jóvenes progresistas cuya moral, según el ministro Secretario General de la Presidencia, Giorgio Jackson, no se compara con la moral de las generaciones que le precedieron, degenerada por la corrupción y el poder.

(escribe prof. Alejandro Carreño T.) Con bombos y platillos el oficialismo del Presidente Boric presentó el “Acuerdo reformatorio de la Nueva Constitución”, de cara al Plebiscito de Salida el próximo 4 de septiembre. Parte de la prensa habló del “humo blanco” que finalmente había salido del oficialismo. Sin embargo, el humo es en realidad más negro que el alma de muchos de estos líricos jóvenes progresistas cuya moral, según el ministro Secretario General de la Presidencia, Giorgio Jackson, no se compara con la moral de las generaciones que le precedieron, degenerada por la corrupción y el poder. Autocomplaciente y acendrada generación. Humo negro que esconde la verdad que vive el oficialismo y que La Moneda insiste en tapar a como dé lugar.

Lo cierto es que los dos partidos más importantes del oficialismo, el Partido Comunista, cuyo presidente Guillermo Teillier maneja los hilos del Palacio Presidencial como un diestro titiritero, y gran parte del Frente Amplio, no están de acuerdo con este Acuerdo que rechazan sin tapujos: “No podemos garantizar que vamos a hacer estas cosas porque tendrá que haber debate popular. Hay algunos puntos de la Constitución que a lo mejor no se entienden bien”. Por su parte, Daniel Jadue, el alcalde comunista enemigo número uno del Presidente Boric, ante quien perdió las primarias presidenciales, le ha hecho la vida imposible desde que se instaló en La Moneda, declaró: “No estoy de acuerdo con que se estén acordando reformas antes del Apruebo. A esta todavía no le han dado un día de vida y ya la quieren cambiar”.

Con todo, qué significa este Acuerdo. Primero, una gran mentira que, a escasas semanas del Plebiscito de Salida, y ante el virtual triunfo del Rechazo por amplio margen (10 a12 %), dado por todas las encuestas realizadas, sin excepción, se quiere presentar como una verdad disfrazada por la “buena fe” del oficialismo, para reformar aquellos aspectos conflictivos de la Constitución presentada (o sea el 90 % de ella, aunque se establecieron cinco temas). Pero aquí no hay buenas intenciones ni nada que se le parezca. No es un acto de convicción política, sino un puro acto de conveniencia política: ganar el Apruebo. Además, se pregunta la gente, si sabían que era una mala Constitución, por qué esperaron el resultado de las encuestas para mejorarla. ¡Sospechoso, por lo menos! La gente no es idiota.

Segundo, no existe ni siquiera la buena voluntad de reformar nada, como lo demuestran las declaraciones del principal partido de gobierno, el Comunista. Tercero, tampoco el Acuerdo tiene el apoyo de gran parte del Frente Amplio, segundo partido en importancia en el oficialismo. Cuarto, los exconvencionales que redactaron esta, públicamente declarada por moros y cristianos como una mala Constitución, tampoco quieren modificarle una línea. Por último, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, del partido Convergencia Social, criticó duramente el Acuerdo: “Gravísimo intento de suplantación de la voluntad popular. Lo que hicieron no alcanza ni para Convención Mixta. La ciudadanía votó para que no fuera el Congreso quien redactara la nueva Constitución, ni menos que partidos, antes del plebiscito, le metieran mano”.

Pero todo lo dicho no tiene la menor importancia (por eso no me refiero a los temas del Acuerdo). ¡Cómo, dirán ustedes! Sí, porque todo este trucho Acuerdo, impresentable política y moralmente, no es más que un volador de luces para confundir a la gente y ganar el Apruebo, PORQUE LO QUE EN DEFINITIVA SE VOTARÁ EL 4 DE SEPTIEMBRE, Y LO ESCRIBO Y DIGO CON MAYÚSCULA, ES LA CONSTITUCIÓN PRESENTADA POR LOS CONVENCIONALES, FUERTEMENTE CUESTIONADA POR LA CIUDADANÍA, Y NO ESTE ACUERDO IMPRESENTABLE PRESENTADO POR EL OFICIALISMO, YA RECHAZADO POR LA PARTE MÁS IMPORTANTE DEL MISMO OFICIALISMO.

Es decir, ni siquiera pudieron ponerse de acuerdo en el Acuerdo, y ahora el Gobierno, ufano, lo presenta sin escrúpulos ni vergüenza a la ciudadanía, como si este fuese realmente lo que se votará en el Plebiscito de Salida. Lamentablemente, el Gobierno del Presiente Gabriel Boric no solo ha sido en estos cinco meses y algo más, el peor de la historia democrática de Chile, también el más truculento.

(651)


COMENTARIOS

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux