19 de May del 2021 a las 09:21 -
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
18 de mayo 1781: ejecución de Tupac  Amaru II y de su familia en la plaza mayor de Cusco
Como decía Rodó, por encima de nuestras respectivas Patrias, existe una gran Patria que es América.

(escribe  prof. Oscar Padrón) El 18 de Mayo de 1811 en los campos de Las Piedras, los vecinos de la Banda Oriental liderados por el Cnel. José Artigas, dieron una elocuente expresión de su deseo de libertad y autonomía, venciendo a las fuerzas que representaban el poder español en estas tierras, el cual tenía en Montevideo su principal epicentro. Esas fuerzas americanas, que pronto comenzarían a identificarse como “los orientales”, dieron en esa recordada jornada un paso decisivo hacia un destino autónomo para estas tierras, que con los años se transformó en la República Oriental.

No siempre recordamos que exactamente tres décadas atrás, el 18 de Mayo de 1781, en la plaza de Cusco habían sido ejecutados Tupac Amaru II, su esposa Micaela Bastidas, un hijo, familiares y otros integrantes del gran movimiento indígena que sacudió buena parte de la América andina y que fue precursor de la Independencia del continente. Su lucha había tenido origen en los atropellos que las autoridades españolas ejercían sobre los indígenas, cobrando abusivos tributos y sometiéndolos a trabajos excesivos. Fue tan masivo el movimiento – con activa participación de mujeres, incluso - que las autoridades del Virreinato del Perú estuvieron a punto de sufrir una importante derrota. Finalmente los españoles triunfaron y lograron apresar a Gabriel, a su esposa Micaela, a sus hijos y a otros líderes.

Fueron ejecutados en la Plaza Mayor de Cusco, en el mismo sitio donde 209 años antes había sido ejecutado Tupac Amaru I, el último Inca de Vilcabamba. La ejecución de todos ellos - Tupac Amaru fue obligado a presenciar la de sus seres queridos – adquirió tal grado de violencia, buscando sofocar cualquier otro levantamiento, que los restos de los ejecutados fueron llevados a distintos lugares y expuestos públicamente para generar terror.

Los ecos de la revolución de Tupac Amaru no pudieron ser acallados, al contrario, en vastas zonas del mundo andino quedó un profundo resentimiento que estalló pocas décadas después. Otros que habían participado del movimiento huyeron hacia el Río de la Plata y llegaron a participar de las luchas que se iniciaron a partir de 1810. Durante la Revolución que nos dio la Independencia, con frecuencia los jefes españolistas identificaban, de forma despectiva, a los rebeldes americanos como “tupamaros”.

Entonces, entre aquella mañana del 18 de Mayo de 1781 en el Cusco y lo sucedido el 18 de Mayo de 1811 en Las Piedras hay un invisible pero potente hilo de continuidad histórica que es bueno que sea reconocido, especialmente cuando seguimos transitando por el Bicentenario de la Independencia de nuestra Iberoamérica. Como decía Rodó, por encima de nuestras respectivas Patrias, existe una gran Patria que es América.

 

Comparto un video realizado por la Secretaría de Cultura de Cusco hace unos años, que, más allá de algunas imprecisiones históricas, nos permite acercarnos a la fecha evocada.

 

(966)


Tupac Amaru II



COMENTARIOS

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux